BIOGRAPHY

 

José Antonio Carrera (Madrid, 1957) encuentra su vocación cuando una cámara de fotos le enseña a mirar con atención lo visible, pero también lo invisible. En 1979, esta vocación le lleva a Nueva York, a la New School of Social Research, donde estudia Realización. A partir de entonces, Nueva York se convierte en la ciudad amada, a la que siempre regresa. Empieza a fotografiarla en 1994. Esas imágenes serán el germen de "Dreamstreet", un trabajo en evolución que aún continúa.

 

Finalizados sus estudios regresa a España, para trabajar en Televisión Española, donde permanece hasta 2009. Un largo periodo en el que a su mirada de fotógrafo une la de realizador. Programas como "El Cuaderno del Holandés", "Equinoccio", "Utopía" o "La Mandrágora", dan a Carrera la oportunidad de profundizar en la indagación sobre el ser humano, tema nuclear de su obra.

 

Su trabajo en TVE le permite descubrir Latinoamérica, una realidad que marcará su vida como fotógrafo. En 1991 lee "Amirbar", de Álvaro Mutis e inmediatamente se entrevista con el escritor colombiano, quien le proporciona las claves, para seguir las huellas de su mítico personaje, Maqroll el Gaviero. A partir de esa complicidad, Carrera recorre y fotografía los lugares en los que transcurre la novela. De ese viaje surge su primera exposición, "La tierra caliente", en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, 1992. La relación con el autor y su obra continuará en el documental "Álvaro Mutis, escritor," de 1998 y con la exposición "Territorio Maqroll", en la Universidad de Alcalá de Henares, coincidiendo con la concesión del Premio Cervantes a Mutis, en 2001.

 

Este vínculo entre fotografía, literatura y viajes definirá la obra de Carrera. Cuando viaja a Brasil, Cuba, Etiopía, Mauritania, India o Malí va en busca de un mundo casi desaparecido. Y decide fijarlo, salvarlo del paso del tiempo. Un impulso que le lleva a convivir con los Yanomami de Venezuela y que se le revela como experiencia iniciática. Allí le asalta una certeza: los humanos tanto de la Selva Amazónica, como los de Nueva York, somos los mismos.

 

Por eso las fotografías de Carrera son capaces de situar a las personas en ese espacio de unidad, a la vez que subrayan con detalle aquello que las diferencia. En este sentido, la cuestión de como el ser humano transforma los lugares en los que habita y deja su huella sobre la materia inspira "Geometrías ocultas", un trabajo en el que documenta, desde 2001 hasta 2004, el proceso de construcción de la Terminal 4 del Aeropuerto de Madrid.

 

"Geometrías ocultas" supone, además, el inicio de una nueva etapa en su camino: la fotografía en color. Resultados de este encuentro con el color son, entre otros, "El lugar más abstracto", sobre Rusia, "L´espace humain", sobre Benin; "Hotel Naderi", sobre Irán y por supuesto, "Dreamstreet", su trabajo sobre Nueva York, donde se dan cita todos los elementos de su obra. Una obra que tiene que ver, antes que nada, con el hecho de caminar y de mirar, en plena disponibilidad. Con la creación de imágenes que surgen del reconocimiento de otras imágenes, del diálogo que su mirada establece con la fotografía, con la pintura, con la poesía.

 

José Antonio Carrera ha mostrado su trabajo en exposiciones individuales: Círculo de Bellas Artes, Casa de América, Museo de la Ciudad de Madrid, Universidad de Alcalá de Henares, en las galerías Berini, La Kábala, Edith Mbella, Tagomago; y en exposiciones colectivas: Feria de Arte de Frankfurt, ARCO, FNAC, Estampa, Photoespaña, Museo del Agua de Lisboa, The Paul Kopeinkin Gallery de Los Angeles. En 1997 recibió la beca FotoPress por "Los parientes Yanomami.